El Parto... (Parte 2)

15 enero 2015

Si bien empecé a contaros mi parto aquí. Ahora vengo a contaros el final... Os aconsejo leer antes la Parte I, así podréis entender mejor mi historia. 

Allá va:


Pasaron unas horas más, y durante este tiempo entraban la ginecóloga y la matrona juntas. Me medían, comprobaban pulsaciones, etc. Pero seguían con el mismo discurso y salían de nuevo.

Fuimos testigo de una pequeña discusión entre ellas, por si me aumentaban la dosis de Oxitocina o no... La ginecóloga quiso cuadruplicar la dosis, mientras que la matrona le pidió que me dejasen tiempo con la que ya tenía puesta... Al final ganó la ginecóloga. 10 min después sí llegó el dolor intenso. No me podía tener en pie, no me podía tener sentada en la fit ball, me daba miedo caer, así que pedí volver a la cama... 

Empezó a sonar un pitido fuerte, nos miramos y buscamos de dónde venía... Era la máquina de mi izquierda, en la que monitorizan al bebé... vino una enfermera que no habíamos visto antes y paró el pitido y salió diciendo que no era nada.
Pasó una segunda vez, ahí entró la matrona, paró la máquina, la reinició y ante mis preguntas de parturienta asustadiza, me dijo que no me preocupase, que se debía haber descolocado la especie de ventosa que monitoriza al bebé.

Yo seguía sin dilatar, pero con dolores terribles, ahí me acordé de mi abuelo, hacía poco que había fallecido, y debía estar junto a la abuela, dándome fuerzas en ese momento. Volví a sentirme empoderada, con fuerzas para nuevamente seguir.

Me concentré, mi barriga, mi hijo, mi útero... Piiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii... Pitido estridente de nuevo. Nos volvimos a mirar fijamente, y esta vez ya supe que algo pasaba. Al momento entraron la matrona y la ginecóloga, muy decididas. Mientras me "desataban" del monitor, me explicaron así a lo rápido, que como yo no estaba dilatando y el niño ya quería salir estaba sufriendo, y que esos pitidos era su corazón que se paraba. Ya habían estado preparando el quirófano y me llevaban directamente a cesárea. No podían esperar más.

Me quedé perpleja, todo el dolor del mundo se concentró en mi corazón y en el estómago. Pude ver el miedo en la cara de mi marido, aunque su boca me decía "Tranquila, que todo irá bien"... 

Me sentí derrotada, no había otra salida, me prepararon y en menos de 4 min me metieron a quirófano.

Tuve una dura sensación de frío, de soledad, quería que mi marido estuviese allí y no podía ser. Quería que mi hijo naciese de forma natural, y no podía ser... 

Epidural, relajante en la vía y empezaron. Sé cuándo cortaron, no dolía, pero lo noté... me dieron tremendas sacudidas para sacar al pequeño, una vez fuera no lloró... En ese momento me puse nerviosa, y lloré yo pensando en lo peor.

13:52 hrs... 2,760 Kg.

En seguida me lo pusieron al lado de la cara, y pude ver que, aunque no había llorado, el bebé estaba perfectamente. Me lo sostuvo una enfermera al lado de la cara, mientras mi pequeño me tocaba por primera vez las mejillas, los labios, los ojos, se le veía sereno... No pude contener las lágrimas de alegría.

Se lo llevaron, y al separarlo de mí fue cuándo empezó a llorar, fuerte, muy fuerte... mi niño, mamá te oía, pero no podía ir contigo. 

Los siguientes minutos parecieron eternos... No iban a terminar nunca de coserme?. Sabía que el peque estaba bien, lo habían llevado con el papi y el pediatra, que estaban esperando en una sala anexa.

Sé que mi parto podría haber sido de otra manera, sé que no me respetaron, y que quizás si hubiesen dejado a mi cuerpo ir a su ritmo, podría haber parido en cuclillas, como antaño, gritando a la luna para que me diese más fuerzas. Pero, a pesar de todo, no fue traumático. Tengo a mi bebé sano conmigo, y lo llevo disfrutando desde el minuto cero.

Así fue mi parto, la llegada al mundo de mi pequeño. ¿Cómo fue el vuestro?

Hasta el próximo post!


Eli & J.


9 comentarios:

  1. Es tremendo como en los hospitales hacen lo que quieren sin respetar los deseos de la madre, me parece vergonzoso que hagan las cosas así, aunque me alegro mucho de que tu pequeño esté bien y esté contigo, gracias por compartir tu historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Medussa.
      A día de hoy, sigo sin saber porqué no se respetó mi plan de parto, estoy segura de que todo hubiese sido diferente... Pero bueno, tengo al lado a mi angelito poderoso (y hoy mocoso), así que agradezco que esté bien.

      Eliminar
  2. te sigo a través de blogger unidos, besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Soledad, Bienvenida a nuestro rinconcito.

      Eliminar
  3. bueno.. deberían tener más cuidado con los partos... el mio no fue bueno, en mi blog hay una pestaña dedicada al naciiento de mi hija.. No fue un parto bueno.. y el tratamiento y secuelas duró casi dos años..pero ahora mi hija está muy bien. Pero.. casi me quedo en la camilla y una de las cosas que me dijeron de alejandra que sufriría malformaciones en el cerebro. Gracias a la vida ninguna de las cosas pasó. Todavía se me pole el pelo de punta al recordar.-
    Te sigo por el tag de Blogger unidos
    Y de paso mencionarte que tengo 4 sorteos en el blog, por si te apetece.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que duro Maria Eugenia... Gracias a la vida, como bien dices, que todo ha salido bien.
      Bienvenida a nuestro rinconcito.

      Eliminar
  4. me ha gustado mucho tu blog, por eso ESTAS NOMINADA AL THE BEST BLOG¡
    http://yohagobi.blogspot.com.es/2015/01/premio-best-blog.html
    Enhorabuena¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yohanna, mil gracias por la nominación.

      En seguida vuelvo a pasarme por tu blog... Besos

      Eliminar
  5. me identifico mucho contigo, mi caso fue muy parecido pero con mellizos y por su culpa mis peques al nacer tuvieron que ir a neonatos y estar alli una semana entera... la más larga de mi vida! cada tres horas que podia entrar lo unico que hacia era ponerlos en mi pechito, darles besos y hablarles al oído, les contaba lo fuertes que eran y que tenian que hacer uso de esa fortaleza para salir de alli, lo mucho que los queria y lo mucho que necesitaba que se vinieran a casita con mama, al final todo paso y ahora ya casi van hacer un año pero el susto no me lo quita nadie, cada vez quelo pienso o miro una foto... uffff
    un beso guapa y ya te sigo!

    ResponderEliminar